Crítica musical, cinematográfica, teatral. Sugerencias, sensaciones, vivencias.

domingo, 17 de marzo de 2013

EUROCLASSICAL ONLINE FESTIVAL 2013


El joven Cuarteto Arte inició el primer movimiento del op.33 nº2 de Haydn, y al cabo de pocos compases mi hija de diecisiete meses apareció repentinamente a la altura de mi butaca, mirándome fijamente. No es ninguna broma, aunque ese sea el sobretítulo de la composición que estaba sonando: son las circunstancias que pueden darse si uno asiste al EUROCLASSICAL ONLINE FESTIVAL 2013, sentado cómodamente en su casa.

EUROCLASSICAL es un festival que cumple su segundo año, y supone la puesta en marcha de un proyecto europeo coordinado por la Fundación Albéniz, que agrupa a instituciones musicales relevantes de la enseñanza de alto nivel. Una vez al año, y durante poco más de dos semanas, se suceden casi a diario conciertos transmitidos a través de la página de CLASSICALPLANET.COM, via streaming, buena parte de ellos en directo, desde Oporto, Roma, Bruselas, Londres, Helsinki y, por supuesto, Madrid.
 

Cambiar el asiento de un auditorio por algún rincón del domicilio supone una notable transformación en la actitud del espectador y modifica la experiencia de la escucha musical. Indudablemente reporta comodidad, y además uno evita inconveniencias varias que suelen alterar nuestra templanza irremediablemente en las salas de concierto (1, el móvil dichoso. 2, el papelillo del caramelo. 3, la tos nerviosa). La calidad técnica de la emisión es francamente buena, sobre todo en cuanto al audio, y una buena conexión con el equipo HiFi da resultados excelentes. Pero es indudable que esta telepresencia también nos priva de momentos sublimes en los que uno siente que casi tiene que contener el aliento cuando el silencio se hace entre un público respetuoso, alcanzándose una extraña comunión. No es habitual, lamentablemente, pero sucede. La pasada semana, sin ir más lejos, en el recital de Grigori Sokolov en el Auditorio Nacional, se consiguieron instantes de esa naturaleza, como en el Adagio de la imponente Hammerklavier. Ahí se paró el reloj, y no sólo porque el ruso suela demorarse de manera especial en los movimientos lentos. Intensidad emocional máxima, programa exigente, largo en exceso probablemtente, pero en el que todo tuvo sentido de principio a fin. Lección magistral, en vivo y en directo.

Volviendo al mundo virtual de EUROCLASSICAL, el concierto retransmitido el viernes pasado desde Madrid, y con el que la Fundación Albéniz contribuía al festival, nos presentó un par de formaciones cuartetísticas muy conocidas por los habituales de la Plaza de Oriente: el Cuarteto Arte, que interpretó con gran solvencia la composición de Haydn comentada al principio; y el Cuarteto Schumann, que hizo lo propio con el segundo de Ives y el op. 18 nº 3 de Beethoven. Hay que resaltar la asombrosa madurez alcanzada por el Cuarteto Schumann, que nos brindó una interpretación redonda de esta pagina 'beethoveniana'. Exhibición de vigor en el último movimiento, precisión en el primero, profundidad en el Andante con moto... Una delicia. Previamente la música de Ives, en la que se emplearon a fondo tanto en la furia del segundo movimiento, repleta de miradas a la música del siglo XIX, como en esa suerte de independencia que los instrumentos escenifican en el último movimiento, queriendo alejarse unos de otros para confluir inevitablemente en el reposado final. Ah, y con el Auditorio SONY prácticamente lleno, cosa que no siempre sucede en los conciertos transmitidos desde del resto de capitales.
 
En el intermedio pudimos ver una entrevista grabada a Günter Pichler, profesor de ambas agrupaciones, en la que el maestro recordó los vínculos existentes entre Haydn y Beethoven, a preguntas de Álvaro Guibert, y comentó aspectos sobre esa serie de seis cuartetos (op.18) que tan bien conoce el que fuera primer violín del Cuarteto Alban Berg. Su impronta queda y quedará patente en los alumnos emergentes. Tesoro transmitido a través del Instituto Internacional de Música de Cámara de Madrid.

Además de estas alternativas audiovisuales al típico corrillo o deambular por el vestíbulo, ventaja añadida del online es la estupenda realización de vídeo del equipo de Fundación Albéniz/Rosetta Plus, atento siempre a cada pasaje de la partitura. Que conste.

Hay que recordar que los conciertos que forman parte de este festival 2013 irán colgándose paulatinamente en la web, y estarán accesibles durante un período no demasiado largo. También ciertos fragmentos completos de conciertos de la pasada edición, que ya están disponibles y lo estarán permanentemente. Los derechos de emisión y difusión condicionan estas restricciones.


¿Qué nos deparará esta atomización de la audiencia en diferentes puntos del planeta? (¿saldremos de casa algún día?) Para combatir el aislamiento se apuntan por parte de los organizadores facilidades que fortalecerán la comunidad virtual a través de las redes sociales y la posibilidad de compartir comentarios en tiempo real. Inmediatez, brevedad. El mundo de los 140 caracteres se impone y no hay otra que admitirlo, así que conviene ir finalizando. Aquí lo dejo porque en un rato nos trasladaremos a Roma, referencia mundial días atrás por otros motivos (la Capilla Sixtina se mantiene milagrosamente impermeable al twitter), donde escucharemos un puñado de nuevas composiciones desde la Accademia Nazionale di Santa Cecilia.

¡¿Buona sera, Roma?!

No hay comentarios: